4 de enero de 2008

Cambio de estafeta

El momento en que una generación comienza a hacerse cargo de lo que hacía la anterior es a veces violento, a veces imperceptible y a veces, como le ocurrió a mi familia en la recepción del 2008, agradable.


Mi mamá y mis tíos tenían cansancio acumulado ya que ha sido un año difícil cuidando a mi abuelita que está en rehabilitación. A lo anterior se añadía el hecho de que algunos de los parientes no podrían realizar el viaje a Veracruz en esta ocasión y ya nos estábamos resignando a que cada núcleo familiar pasara la cena para recibir el 2008 por su cuenta.

Ninguno de los primos estábamos muy de acuerdo con el asunto, pero fue nuestra querida Gaby, con su característico ímpetu organizador, quien nos animó a tomar las riendas de la cena de fin de año... Nos pusimos de acuerdo en 20 minutos, una semana antes del evento, durante la cual sólo hicieron falta algunas llamadas y mensajes para ajustar detalles. El 31 fue nuestro debut y el balance fue muy positivo: buena cena, buena plática, buenos chistes, piñata, bebida ¡y hasta coche nuevo! (felicidades a Salvador).



El cambio de estafeta se realizó sin muchas ceremonias, pero con buenos comentarios por parte de nuestros antecesores a quienes, por cierto, les venció el sueño (y la gripa) pocos minutos después de la cena. Mi abuelita en cambio nos aguantó toda la madrugada, y eso que ella es la que está en rehabilitación jajaja.


También hubo dos nuevas integrantes en esta familiar cena de año nuevo: Mariana y Paulina, quienes le dieron frescura al evento... Mariana, espero que no se haya asustado con nuestras loqueras y Paulina, que no se haga que está igual de loquita que nosotros jeje. Extrañamos a los parientes de Ciudad del Carmen, Querétaro y México, quizás para el 2009 podamos retomar la Gran Reunión, por lo pronto el 2008 no se libró de los Borges unidos y listos para armar las pachangas que hagan falta.


(Tengo todos los recuerdos pero no tomé fotos, ahí le encargo a los asistentes que me envíen las suyas para publicarlas).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Trinos al vuelo