26 de marzo de 2013

Despertar a media noche

Todo inicia con algunas vueltas sobre uno mismo, ciertos sueños intermitentes de lo más extraños, de lo más reveladores y de lo más difíciles de recordar en cuanto se adquiere conciencia, luego de que la sed y los dolores de estómago obligan a levantarse, beber agua como si se descubriera un oasis y pasar unos minutos como el rey de los mosaicos con un cetro de papel higiénico.

El retorno a la cama es casi heroico, se siente como si hubieran pasado meses de no estar ahí. Un hermoso cuerpo tibio recibe entre sueños y preguntas balbuceadas a lo que queda de uno, se administran de nuevo los espacios, se intenta recuperar el ritmo respiratorio y se hace memoria hasta caer en la cuenta de que reconstruir un sueño interrumpido a las 3 de la mañana es imposible, solo queda escribir una entrada en el blog como esperando cifrar un mensaje subliminal que permita volver a dormir, hasta la mañana que se aproxima.

20 de marzo de 2013

Un óleo de Chagall invisible

♫ Los amores cobardes no llegan a amores ni a historias se quedan allí, ni el recuerdo los puede salvar, ni el mejor orador conjugar ♫ 



A unas horas de celebrar otro aniversario de valentía, aquella que le apostó al amor, aquella que nos puso al filo de las circunstancias y que se convirtió en la tinta de esta historia que seguimos escribiendo... Un 21 de marzo decidimos que no huiríamos como gaviotas, que le cantaríamos su canción al amor y nos convertiríamos en oradores para conjugar ese verbo en nosotros mismos: Nos hicimos novios y hoy somos esposos y padres, estamos pintando un cuadro de Chagall pero no podemos verlo, porque estamos ahí dentro... Gracias a Dios.

Te amo.

16 de marzo de 2013

Réquiem por Tomy

Esas ausencias que son para siempre se manifiestan lentamente, conforme se hace uno a la idea de la partida y recuerda los gestos, actitudes y comentarios de quien se fue. Así me está pasando con nuestra Tía Tomy, guardo gratas memorias de ella: sus visitas a mi abuela significaban alegría renovada, el amor que profesaba hacia sus hijos, nietos, yernos, nueras y sobrinos era siempre ejemplar, su porte elegante y fresco que contrastaba amablemente con su sencillez... Pasará un tiempo antes de la resignación, pero no habrá años suficientes para que dejemos de pensar en ella quienes recibimos su amor y la amamos en consecuencia. Dios bendiga a nuestra Tía Tomy y que descanse en paz.

9 de marzo de 2013

Tortura al amor

Instrucciones de tortura al amor:
  1. Empiece por cerrarle las puertas al humor y abrirlas a la exigencia.
  2. Continúe por sospechar, deje que la paranoia se apodere de la situación.
  3. Ante cualquier muestra de afecto, vuelva a sospechar.
  4. Lance muchas indirectas y, pase lo que pase, nunca comente explícitamente sus sueños y deseos con el ser amado.
  5. Deje de escuchar o dedicar música.
  6. Abandone los paseos y los ratos para mirar la luna y las estrellas juntos.
  7. Caiga siempre en la decepción, aunque haya más motivos para lo contrario, muestre inconformidad.
  8. Mienta.
  9. Descuide su apariencia.
  10. Hable de todo, hable mucho, siempre y cuando no sea para elogiar su mirada, su voz, su piel, su esfuerzo por contribuir a su felicidad o apoyarle en momentos difíciles.
No le deseo éxito en esta labor, aunque los pasos lo garantizan.

Trinos al vuelo