27 de diciembre de 2007

Soy...

Soy mi sueño y mi pesadilla,
tu ilusión y tus prejuicios,
soy el espejismo que ven todos,
la realidad que observan mis cercanos,
soy mi pretensión de libertad
y mi decidida esclavitud,
soy un felino de piedra
que en el mar aspira su verdad,
con el ritmo del caribe a plenitud
inspirado con las notas literales
de sabidurías milenarias viajeras del tiempo,
que se hacen huéspedes de la gente común,
tan común como soy yo.

(Las vacaciones lo inspiran a uno, aunque sea para escribir fumadeces)

En lugar de fiesta, boheima de 8 horas

26 y 27 de diciembre fue el período para la crónica de una fiesta abortada y convertida en bohemia de 8 horas... Habíamos improvisado una fiestecilla en mi casa entre Mouché, Ñoso y éste servidor pero en el último momento algo se tambaleó y todos dijeron que mejor luego... Excepto Rudy, quien de todas formas se comprometió a acudir.

Superando todos los obstáculos (se le ponchó la llanta, se le barrieron los virlos y tuvo que llamar a asistencia vial) a las 00:00 del 27 llegó a mi casa, yo ya me encontraba reinstalado en mi posición de internauta en vacaciones. Nos preparamos unas quecas, las acompañamos con cerveza, Coca-Cola (por supuesto), una bolsa de Rufles con queso, salsa Valentina y una buena plática sobre su vida matrimoniada (como yo sigo solterito me causa mucha curiosidad).

Inmediatamente pasamos a tocar a nuestras novias (guitarras), yo como siempre con mucha menos maestría que él, pero esta vez apoyados con tecnología: mi lap conectada a la TV mostrando las canciones que se nos antojaban de "La Cuerda" en formato "guitarra fácil". Nos convertimos en Sabina, Delgadillo, Aute y casi agotamos sus respectivos repertorios renovando nuestras conciencias con toda la sabiduría musical que dichos compositores albergan.

Tenía bastante que un desvelo absoluto no me dejaba tan satisfecho, seguro que mis vecinos no piensan lo mismo, pero qué más da, son los que crían sus gallos y me dejaban sin dormir varios días antes de que me acostumbré a sus despertadores naturales.

Casi a las 9:00 regresamos al mundo real, nos despedimos celebrando el placer de no haber dejado dormir a mis vecinos... Con el hasta luego tan cargado de simplicidad y significado que sólo puede darse entre amigos de toda la vida.

Aunque faltó Joshue, sabemos que algún otro día la hazaña se repetirá... Por lo pronto, anoche ocurrió un truque interesante: fiesta por bohemia.

26 de diciembre de 2007

En esta noche

Que las caricias de mis manos
no se ocupen más de este trabajo
que la energía de mis neuronas
no se evapore en esas notas

Que aparezcas de repente
con una imagen o un sonido
con tus nudillos en mi puerta
y algún ángel por testigo

Y que se olvide lo prohibido
en el piso de mi mente
en la cama de mis sueños
en la red de nuestros miedos

Leonardo Pérez Borges, la noche del 10 de diciembre de 2007

Buscar razones

Hay que buscar muchas razones para no aventurarse y huir de la exquisita invitación de la vida a sustraer cada una de sus esencias de alegría, tristeza, pasión, ira y ternura.

Hay que buscar muchas razones para equilibrarse, para no resbalar en la pendiente de la exploración y la curiosidad... Hay que encontrar esas razones para madurar sin envejecer.

Pensamientos propios en ratos de insomnio

Trinos al vuelo