26 de diciembre de 2007

En esta noche

Que las caricias de mis manos
no se ocupen más de este trabajo
que la energía de mis neuronas
no se evapore en esas notas

Que aparezcas de repente
con una imagen o un sonido
con tus nudillos en mi puerta
y algún ángel por testigo

Y que se olvide lo prohibido
en el piso de mi mente
en la cama de mis sueños
en la red de nuestros miedos

Leonardo Pérez Borges, la noche del 10 de diciembre de 2007

2 comentarios:

  1. que bonitos pensamientos... me gusta como dibujas la ilusion de una caricia, el anhelo de desconectarte de todo para conectarte con alguien.. me agrada como lo expresas porque te muestra mas que la intencion, bastante lejana, de ser libre.

    ResponderEliminar
  2. Y que se olvide
    lo prohibido!

    besO's...

    ResponderEliminar

Trinos al vuelo