29 de febrero de 2012

¿Cómo que "no a los plurinominales"?

Desde hace casi tres años he recibido mensajes de correo electrónico donde se presenta el triste panorama de la forma en que opera la democracia en México, se exhiben las cantidades millonarias que de nuestros impuestos se pagan a quienes ocupan las cámaras legislativas y se reflexiona sobre lo infructuoso que ha sido esa "inversión" a lo largo de la historia.

Recientemente, uno de esos mensajes inició un intercambio de opiniones entre mis amigos; a continuación extraigo y comparto la mía...

Tengo presente esa campaña de Pedro Ferriz, "No a los pluris", misma que fue seguida con buena intención por cantidad de mexicanos, pero que pretende aprovechar el desconocimiento de muchos en torno a la función que tiene la figura legislativa "plurinominal" en nuestra incipiente democracia... Los argumentos de Ferriz son muy elocuentes, pero detrás de ellos se esconden las ya conocidas inclinaciones totalitaristas y ultraderechistas de este mercenario de la comunicación: limitar o nulificar la representación de las minorías o sectores en condición de marginación (mujeres, grupos étnicos, religiosos, lingüísticos, discapacitados homosexuales) en el ámbito legislativo de nuestro país. Sobre las ventajas y desventajas de conformar distritos plurinominales hay mucha información interesante.

Recordemos que Pedro Ferriz intentó silenciar la voz de Carmen Aristegui y Javier Solórzano al despedirlos de su empresa Grupo Imagen porque ellos se negaron a silenciar los crímenes del P. Marcial Maciel; recordemos su actuación mediática en el desastre de la mina "Pasta de Conchos", cuando defendió a capa y espada las reprobables gestiones de empresarios y funcionarios públicos que no garantizaron la seguridad de los trabajadores. También es Pedro Ferriz quien aplaude la posibilidad de volver a la "reelección" como sistema de "rendición de cuentas", pero evade cuando le hablan de "revocación".

Yo también quiero que gastemos menos en privilegios de paraíso para los que se dicen "servidores públicos", pero no a costa de (terminar de) vendarnos los ojos y taparnos los oídos ante lo que tienen que decir los sectores que históricamente han sido ignorados en nuestro país.

Pensemos en los focos de luz que hay en casa. Los que usan resistencia gastan hasta 80% más que los fluorescentes (ahorradores) para ofrecer la misma iluminación. Bajo la lógica de Pedro Ferriz, al darnos cuenta del tremendo gasto que estamos haciendo en focos de resistencia, deberíamos dejar de usar focos, pasar las noches a oscuras en lugar de cambiar los focos por unos ahorradores. Eliminar la figura del legislador plurinominal "porque nos sale muy caro" me parece así de absurdo, cuando lo que hay que hacer es ajustar el consumo, solicitar rendición de cuentas a quienes ocupan esos cargos y, obviamente, votar mejor: votar por la plataforma política y no sólo por los individuos cuyas caras aparecen en la propaganda y la papeleta electoral.

16 de febrero de 2012

Si yo fuera Cerebro, el amigo de Pinky

Si yo fuera Cerebro, el amigo de Pinky, cuando éste me preguntara diariamente:

-- ¿Qué vamos a hacer esta noche Cerebro?

Yo contestaría con la misma invariabilidad:

-- Lo mismo que hacemos todas las noches Pinky: ¡Tratar de quitar Windows de todas las computadoras del mundo!

Inspirado en este trino.

14 de febrero de 2012

Sin días como estos, loco por ti

Pista 3 by Buena Fe & Frank Delgado on Grooveshark
Sí, es "Día de San Valentín", todo el mundo compra, escribe y ofrece detalles como borregos... Hasta nosotros...

Sin días como estos sería  aún más romántico escribir que te amo de mil un maneras, como lo he hecho en cada uno de mis vuelos en la blogósfera.

Sin días como estos sería menos cursi pasearse por una tienda y adquirir trozos de tela, piel, metal o cristal para adornar tu belleza, aunque tu desnudez no requiera adorno alguno.

Sin días como estos, mosqueados entre tanta miel, con los sentimientos enterrados al centro de millares de "publicidades", el amor se asomaría con menos timidez, porque nunca se le ha podido exigir que aparezca por obra de ningún tipo de hipnosis o insistencia conductista.

El caso es que, aunque sin días como estos sería más auténtico vivir el amor, es en un día como hoy, igual que en cualquier otro, igual que en todos los días que han pasado desde que te conocí, que me sumo a la borregada lo más "por fuera" que puedo y vuelvo a escribir que estoy inequívoca e inexorablemente Loco por Ti.

11 de febrero de 2012

De regreso a la nave

¿Hola? ¿Hay alguien ahí? *Escucha el eco de su voz*

Cuatro meses exactos desde la última vez y la nave sigue aquí, recolectando vuelos, coleccionando recuerdos que se difuminan como las estelas de los cometas y que parpadean como la luz de las estrellas que vemos aún millones de años después de que se han extinguido. *Hace un recorrido breve*

Dieciséis semanas sin tomar el timón y las visitas siguieron llegando, algunas dejaron una, dos, muchas notas de su paso por aquí, las descifro y las pongo en su lugar; ha pasado algo de tiempo, es fácil confundirse cuando aprendes que se puede volar sin nave porque ya tienes familia y ésta constituye la principal fuente de aventuras... Es fácil evadir la antigua necesidad de escribir bitácoras de vuelo, porque cuando aquello que no parecía lo que era, comienza a ser mucho más de lo evidente, hay que reajustar la distribución de energía o terminar contento pero enfermo de cansancio. *Toma el timón*

Ciento veintitrés días  después me siento preparado, con todos los ajustes hechos para emprender nuevos vuelos con esta nave y conquistar nuevos mundos vírgenes, únicos, íntimos, virtuales donde ampliar el territorio de nuestra nación  y dejar una huella poética y lírica entrelazada con nuestras aventuras en el mundo real, donde soy Leonardo, donde soy tu esposo y tu sombra Silvia, donde somos padres y aprendemos a seguir siendo amantes día a día. *Respira hondo*

Alrededor de dos mil novecientas sesenta horas han pasado desde que escribí sobre mi último anhelo. Y es que, hasta entonces, de eso se trataban estas bitácoras de vuelo, de ansias, deseos, sueños, apetencias y hasta agonías ante la frustración de nuestras distancias... Por eso quería volar, para alcanzarte... Y cuando lo conseguimos, esta nave pasó a segundo plano; pero hoy entiendo que tú quieras verme seguir a bordo de ella, porque siempre ha sido la fuente de nuestra frescura y el medio de nuestras búsquedas y encuentros... Y aquí estoy, retomando el timón y emprendiendo un nuevo vuelo que inaugura muchos más, por ti, por mí, por nosotros y a veces hasta por el mundo que nos rodea. *Sonríe y vuela*

Trinos al vuelo