31 de diciembre de 2010

Adiós al sol del 2010


Penúltimo atardecer del 2010
Cargado originalmente por leoperbo
Esta entrada inició hace una semana, con los magníficos atardeceres que pudimos disfrutar este diciembre. Al fin, pude captar uno de ellos, el penúltimo del 2010 cuando pasaba a la hora precisa por un lugar privilegiado para poderlo disfrutar.

Se acaba un año lleno de acontecimientos: cambié a otra década en mi cuenta personal como tripulante de este planeta, pasé cuatro meses en una especie de aislamiento voluntario que me hizo muy bien, acudí a algunas reuniones twitteras, me enamoré más de lo que ya estaba, me incorporé a una nueva y fabulosa familia (sin abandonar la original que es genial), vi traicionada la confianza de los ciudadanos veracruzanos en unas elecciones manipuladas por el partido político en el poder, conocí muchas caras más del amor, volví a Cuba a trabajar, aprendí mucho de un Ángel, se inundó mi casa (gracias Karl ¬¬), recibí apoyo de mi familia y amigos, fui voluntario por un día en un refugio temporal, vi trabajar mis impuestos en “apoyos” para damnificados (y para gandallas no damnificados también), fui testigo de que en México la “autoridad” oficial y el crimen son uno mismo, cumplí varias metas e inicié el cumplimiento de otras, estuve en momentos difíciles para mis mejores amigos, me comprometí... ¡Qué año!

Debo decir que me gustó el 2010, porque cada una de las experiencias, agradables y desagradables, me han permitido aprender y saborear todos los sentimientos que somos capaces de percibir los seres humanos. Considero que lo principal es que este cambio de década ha traído para mí la convicción de que las cosas suceden cuando me decido, así es que, en contraste con la Navidad sin dirección del año pasado, esta temporada estuvo llena de orientación y rumbos bien programados con vuelos bien aterrizados.

Se aproximan otros trescientos sesenta y cinco días, me adentro en ellos con ansias de seguir decidiendo y forjando lo iniciado. Gracias Peque, porque esta inspiración encuentra su chispa en ti y hoy arde y resplandece mejor que nunca, como el sol que nos acompañó en los atardeceres de diciembre.

Dos mil once...  ¡Ahí te voy!

20 de diciembre de 2010

Experimento

Trata de no pensar en un gato blanco.

Ahora haz todo lo posible por no imaginar una jirafa sin manchas.

Si vas seguir este experimento está prohibido rascarse la axila, aunque en este momento te esté dando comezón, o simplemente desees llevar la contraria, no lo hagas.

No recuerdes en este momento el color del café con leche.

Olvídate por completo del sonido del viento.

No vayas a imaginar un día soleado a la orilla de la playa.

¿Podrías impedir que llegue a tu mente la imagen de un letrero rojo con letras blancas?

¿Has visto una llanta ponchada? No pienses ni un segundo en ello a partir de este momento.

Favor de sacar sus propias conclusiones.

Gracias.

16 de diciembre de 2010

Tus viajes cuánticos

Tus viajes cuánticos hacia mi pasado serían poco dañinos sin tu pretensión de pasar de observadora a interventora; de documentalista a juez implacable de lo que ya tuvo su juicio y condena.

Tus viajes cuánticos son tan arbitrarios, tan imprevistos y tan cortos que de ellos traes sólo fragmentos filosos que cortan como las esquirlas de un vidrio roto.

Regresas de mi pasado y desfiguras lo que represento para ti, colgando significados caducos sobre los que no hemos abierto espacios de diálogo ni vías de desecho.

Si te acompaño en esas retrospectivas de mi historia y te ayudo a observar cada detalle, cierras tus ojos para luego incluir la falta de información en mi expediente criminal.

De tus viajes cuánticos sueles concluir que no fui lo que esperabas... Y yo que siempre he pensado que las relaciones se construyen sobre lo que somos y lo que podemos ser.


Banda sonora para este vuelo: "Soy lo que ves" (Buena Fe)
Todo mi ayer
me trajo a ti
y aunque olvidé
tanto aprendí
Y ahora mi tiempo tiene el sentido de vivir
forjando hechos más que sentado a maldecir
soy lo que ves entre equilibrios de caer y de seguir...

29 de noviembre de 2010

Descifras

Mi alma es a veces un criptograma que lees con tus dedos,
en el braile de los poros de mi piel;
mi silencio encierra misterios que no entiendo,
y tú lo escuchas, a veces tarde, siempre a tiempo.

Mis palabras suelen esconderse y tergiversarse en lo complejo,
tú cuentas hasta diez y sales a buscarlas;
ellas huyen hacia el mar pero siempre las reúnes,
las ordenas y en la luna las atrapas.

Mi sangre se vuelve un jeroglífico que interpretas con tu pecho,
en la gravedad de mis variados pulsos;
mis gritos son escasos, penosos, expresivos,
tú los sientes, a veces tarde, siempre tercos.

Estos labios son idiomas que aprendes con los tuyos,
con el significado de sus roces mutuos;
nuestros acuerdos son lubricación y saliva,
tu compromiso, feliz prueba de que me descifras.

25 de octubre de 2010

¡Ahora!

Hay inicios que son inminentes, como el paso obligado luego del triple salto mortal para mantener el equilibrio. Cada escena tiene su secuencia, por ilógica que le parezca a sus espectadores; después de todo, no hay desenlace si no ha habido un nudo.


Los humanos vemos siempre lo que queremos ver y dejamos de mirar lo que no queremos, quizás por ello pensamos que la vida no avisa cuando nos enfrenta a las grandes decisiones. Hoy podría hacer un recuento de señales ordenadas en categorías, cronológica y alfabéticamente; un catálogo de avisos pertinentes y persuasivos que me han venido acompañando desde que la conocí... Pero no será el motivo de este vuelo.


Hoy cometeré una excepción en esta bitácora y abusaré de un recurso en el que he intentado moderarme: transcribir un texto entero de otra persona. ¿La razón? Alguien llamado Joaquín Sabina supo, en su canción "Ahora que", explicar mi situación actual mejor de lo que se me hubiera podido ocurrir. 


¿El motivo? (porque no es lo mismo una razón que un motivo)... Que desde el 21 de octubre de 2010 a las 23:10 horas soy un hombre comprometido, soy el inicio de lo que quiero ser y el final de lo que me condujo hasta aquí y ahora se renueva en dos miradas, en un beso, en una alianza y una estrella.


Ante la sorpresa y las dudas de muchos, hay una respuesta simple de mi parte: Me comprometí con la mujer que amo, en el instante preciso y SOY FELIZ. Aunque haya mucho más que contar, ya no forma parte de la explicación, estas decisiones no requieren más, para ello es que recurrí a Sabina y su elocuente listado de situaciones que animan decisiones como ésta...

Ahora que nos besamos tan despacio,
ahora que aprendo bailes de salón,
ahora que una pensión es un palacio,
donde nunca falta espacio
para más de un corazón…

Ahora que las floristas me saludan,
ahora que me doctoro en lencería, 
ahora que te desnudo y me desnudas,
y en la estación de las dudas,
muere un tren de cercanías…

Ahora que nos quedamos en la cama,
lunes, martes y fiestas de guardar,
ahora que no me acuerdo del pijama,
ni recorto el crucigrama,
ni me mato si te vas.

Ahora que tengo un alma
que no tenía.

Ahora que suenan palmas
por alegrías.

Ahora que nada es sagrado
ni sobre mojado
llueve todavía.

Ahora que hacemos olas
por incordiar.

Ahora que está tan sola
la soledad.

Ahora que todos los cuentos
parecen el cuento
de nunca empezar.

Ahora que ponnos otra y qué se debe,
ahora que el mundo está recién pintado,
ahora que las tormentas son tan breves
y los duelos no se atreven
a dolernos demasiado…

Ahora que está tan lejos el olvido,
ahora que me perfumo cada día,
ahora que, sin saber, hemos sabido
querernos, como es debido,
sin querernos todavía…

Ahora que se atropellan las semanas,
fugaces, como estrellas de Bagdad,
ahora que, casi siempre, tengo ganas
de trepar a tu ventana
y quitarme el antifaz.

Ahora que los sentidos
sienten sin miedo.

Ahora que me despido
pero me quedo.

Ahora que tocan los ojos,
que miran las bocas,
que gritan los dedos.

Ahora que no hay vacunas
ni letanías.

Ahora que está en la luna
la policía.

Ahora que explotan los coches,
que sueño de noche,
que duermo de día.

Ahora que no te escribo
cuando me voy.

Ahora que estoy más vivo
de lo que estoy.

Ahora que nada es urgente,
que todo es presente,
que hay pan para hoy.

Ahora que no te pido
lo que me das.

Ahora que no me mido
con los demás.

Ahora que todos los cuentos
parecen el cuento
de nunca empezar.


"Se jugaron todas las imposibilidades, se cometieron todos los arrebatos de osadía, se cruzaron todas las miradas, se enviaron todos los mensajes adormecidos y ansiosos y se manifestaron todas las señales clarividentes para que hoy llegara esta invitación a la aventura de lo inédito y a dibujar nuestro propio margen.
Competía contra ti y contigo, hoy triunfa el amor... 
Y aquí me tienes escribiendo un nuevo final que representa nuestro inicio..."  (pistas para la curiosidad)

26 de septiembre de 2010

Refrigerador flotante


Refrigerador flotante
Originally uploaded by leoperbo
En referencia a mi publicación anterior, es curioso que horas después de la hazaña mi refrigerador hubiera sido convertido en un mini-Titanic doméstico, navegando por las profundidades de mi cocina y naufragando al descender el nivel de agua desbordada de los ríos por efecto del huracán Karl.

Humor a parte, espero que quien lea esto ya haya hecho alguna aportación para apoyar a las personas verdaderamente damnificadas con el meteoro. En lo personal, no soy partidario de depositar dinero en cuentas bancarias dedicadas a recolectar donativos para la atención de estos acontecimientos, por lo general un alto porcentaje de esos bien intencionados depósitos va a parar a las arcas de los funcionarios públicos, más si dichos funcionarios se llaman Fidel Herrera Beltrán.
Viviendo cerca, es posible apoyar con la limpieza de casas de conocidos afectados, colaborando en albergues, llevando despensas y ropa a centros de acopio y, de preferencia, apoyar en la entrega de las mismas para vigilar que ningún parásito se embolse cosas sin necesitarlas.

Viviendo lejos, es mejor donar en especie en centros de acopio, o donar dinero pero a cuentas de familiares  o amigos afectados.

Aquí hay más imágenes.

17 de septiembre de 2010

Locuras en medio de huracanes

Llegó Karl a Veracruz y tuve oportunidad de refugiarme en casa. Sin energía eléctrica y con varias emociones licuándose en mi interior, una impetuosa necesidad de activarme me llevó a realizar una pequeña imprudencia que terminó bien y me ayudó a liberar muchas frustraciones.

Desde que me mudé a mi casa actual no pude dejar el refrigerador en el lugar apropiado debido a que en el espacio que lo quería había una repisa empotrada, luego dejé pasar un año y dos meses hasta hoy para aprovechar a que el aparato se descompusiera y lo tuviera que vaciar a la espera de que lo vengan a reparar la siguiente semana. Quité la repisa y procedí al cambio que se dificultaba porque la puerta no es suficientemente ancha para dejar pasar al frío electrodoméstico. Estando solo, esto fue lo que tuve que hacer:

0. Tomar todas las precauciones como quitar muebles y objetos que pudieran estorbar, así como amarrarme fuertemente una sábana alrededor del abdomen para evitar una hernia ya que el refri pesa como 100 kilos aproximadamente


1. Subir el refri a la barra:
Nótese mi profesional punto de apoyo, casi nunca plancho, pero ya sirvió para algo xD
2. Bajar el refri del otro lado, lo cual fue lo más difícil porque el lavabo estorbaba y temía quedar prensado:
Aquí el punto de apoyo tuvo que ser usado de forma distinta
3. Acomodar el aparato en su nuevo lugar:
Esto fue lo más sencillo obviamente
Nada mal para un tipo que pesa 65 kilogramos, es profesional de las humanidades (no ingeniero pues) y estuvo solo como la luna durante el huracán Karl.

Confieso que fue bastante "terapéutico" y liberador este ejercicio, aunque sugiero que "no lo intenten en casa sin la supervisión de un adulto" xD


Dame un punto de apoyo y moveré el mundo (Arquímedes)

30 de agosto de 2010

Redundancias justificadas

Hay redundancias aborrecibles, abusos despreciables del lenguaje que dejan números rojos en las inexistentes contabilidades de las salivas y grafías que se desperdician y se diluyen en mensajes repetitivos.

Seis vuelos continuos podrían considerarse pleonasmos épicos si el tema que les sirve como combustible, al margen de la opinión de corazones secos que vomitan la cursilería, no versara en torno a esta demencia que, valga la redundancia, me está volviendo loco en medio de esta soledad que se pone tan sola sin tu presencia.

Es así que este ciudadano de la luna mira las estrellas ocultas entre las nubes y piensa en ti; mira al sol cada mañana y se desea entre tus brazos; escucha y huele la lluvia veraniega con tu piel en su olfato y tu voz en su oído, es así que descaradamente vuelvo a decir lo mismo aunque use otras palabras y conjugaciones.

Y sin necesidad de hacerlo, sino que por el mero gusto de cometer una osadía comunicativa y el mayor placer de que se escriba con la misma dedicatoria que llevaban los cinco "papalotes" previos, justifico estas redundancias voladoras y te reitero que todos mis vuelos los quiero junto a ti.

8 de julio de 2010

Economía del tiempo

Desperté animado, contento, más aún, feliz.

Llevo toda mi "rutina" cumplida hasta ahora, todos los compromisos atendidos con una sonrisa, todos los pensamientos, duros, suaves, románticos, ciudadanos y contestatarios, cruzan por mi mente como estrellas fugaces.

Estoy inspirado, quiero escribir cientos de líneas acerca de todo: del mundial de fútbol, de las elecciones, de muchos mitos más; de la tecnología, el dinero, la moda y otras trivialidades; de la fe, la amistad, la familia, el amor y eso que realmente importa.

No tengo tiempo para desahogar la inspiración, lo estoy economizando para ocuparlo contigo, que formas parte de lo verdaderamente importante.

25 de junio de 2010

Nuevos vuelos hacia horizontes certeros

En este puerto de naves que surcan cielos caribeños, desde esta isla de sueños rojos y azules, de héroes contrapuestos para almas sedientas, entre mentes y venas hambrientas de verdad y comida, te preparo este mensaje en una flecha que vuela con horas de retraso, no con el instantáneo milagro de Internet, sino con el pausado trámite de las incoherencias de la libertad y del mercado, de la era digital y de su brecha insalvable.

Te escribo sin asomo de presunción, más bien, como necesidad de asilo para estas letras que anhelan su patria en tu mirada con siete días de no encontrarse con la mía.

Y te escribo con una sensación de victoria anunciada, porque tanto mar y tanto aire entre mi corazón y mi patria, solía esconder mi brújula... Hoy es diferente. Esta distancia ha sido tan difícil como oportuna, tan temida como fructífera, tan silenciosa como elocuente.

Difícil y temida por todo lo que se deja y se espera al partir y regresar; silenciosa porque los mensajes múltiples, estruendosos, de la vida en el mundo de todos los días, han sido disminuidos a un susurro esporádico de datos que viajan a velocidades arcaicas y precios estratosféricos.

Oportuna, porque se presenta en el momento preciso en que iniciamos un camino común de decisiones importantes y ella, la distancia, nos ha regalado el espacio para confirmar en cada uno de nuestros interiores la continuidad de este viaje.

Fructífera en lo que se esperaba que lo fuera y más allá de eso, porque esta labor me da una certeza de utilidad y me descubre que las misiones de una persona se entrecruzan en hilbanajes infinitos que suelen unirse a los otros telares como ha sucedido con los nuestros.

Te revelo los propósitos de estas letras que han viajado kilómetros de agua y atmósfera antes de someterse al feroz viaje de la luz cibernética: asumirme un viajero con brújula imperdible hacia los destinos que juntos nos forjemos e invitarte a dibujar escalas en nuestras rutas para compartir las huellas de nuestro viaje con las de otras realidades que pongan colorido a nuestro telar.

Espero ya un vuelo más, el que me llevará a la claridad de tu mirada, aguardo los siguientes pasos, anhelo los próximos despegues junto a ti, hacia horizontes más certeros.

"Te propongo hacer camino e inventarnos ser feliz,
sin remesas familiares ni marcharnos del país" (Buena Fe)
51-31 12-73-91 33-62-81-43-81-22 42-71-31-63-51-31-22

13 de junio de 2010

Lo que siente la prisa no lo entiende la calma

Se miran, se sienten, viven sus instantes ignotos, calurosos, húmedos, con ventiscas de esperanza, sonrisas radiantes y lágrimas esporádicas de sal, júbilo y desesperación.

Se abrazan, se toman de las manos y huelen la tierra mojada que aún no se moja, la leña que aún no se quema e intentan ganar al tiempo los momentos que les secuestró el destino.

Buscan, tiemblan y lloran porque no hay ciencia exacta para descifrar y predecir al ser humano, porque hay esperas que duelen y someten a los sueños, porque hay impaciencias que desatan huracanes.

Al final del día escriben y leen, por la lejanía de sus almohadas, porque no habrá un roce de sus pies desnudos accidentalmente calculado y sus miradas no encontrarán más vínculo que el de las letras.

La lluvia es la transición a esta noche sin complicidad, el camuflaje para unas mejillas rasgadas de agua salina y el escenario para dos situaciones contrapuestas en dos corazones vinculados:

Lo que siente la prisa, no lo entiende la calma.

21 de mayo de 2010

Está amaneciendo



Después de tantas órbitas lunares y solares cumplidas entre sombras esporádicas y seleccionadas con alevosía, miro en el horizonte los primeros destellos de luz que irradian cálidamente frente a nuestros ojos, descubriendo poco a poco nuestros rostros, frente a los testigos importantes, los tuyos y los míos.

Está amaneciendo este día que queremos que dure años, éste que se antoja eterno, que nos hace necios frente a la estadística, porque ningún número representa nuestra historia, porque ninguna hipótesis se ha planteado para este vuelo de cometa en el que "somos mucho más que dos" tripulantes.

Amanece después de esta noche que inició cuando quisimos, hace tanto más de lo que sospechan la luna, el sol y todo a nuestro alrededor, esa noche que acunó durante años tu mirada en la mía, ésa que nos arropó en su timidez y nos regaló sus estrellas, sus nubes y su complicidad.

El día se acerca y tú, pequeña incertidumbre clavada al corazón, te conviertes en certeza.

26 de abril de 2010

Que la noche nos devore

Si te extraño cada día y te miro desde mis ojos deslumbrados sin poder tocarte, si el sol es un raro y ocasional testigo de lo que atestigua con mayor frecuencia la luna mientras huimos del mundo, si las estrellas más lejanas adornan el privilegio de rozar tu mano y respirar tu aliento, entonces mi deseo es uno en cada encuentro:

Que la noche nos devore sin digerirnos, para que convalezca ante nuestro naufragio lunático y estelar, que se demore y amanezca cuando el mundo olvide protocolos y recuerde el amor al natural, que salgamos de los interiores de la nocturnidad como sudados por las febriles horas que le ocasionemos, que sea de noche mientras puedas ser mi sol y que mis días a tu lado se aproximen mientras vivimos en la luna.

El fragmento en "negritas" fue la frase detonadora de este vuelo, escrita primero como un trino.

25 de abril de 2010

Trinos: Libertad y software libre I

Una serie de muchas de las reflexiones que me provoca la filosofía del Software Libre.

El 24 de abril de 2010, después de la FLISoL-Veracruz, escribí lo siguiente, iniciando con una pequeña broma que luego me llevó a pensamientos más "profundos":


  • Conclusión en este día de #FLISoL: El software es como el sexo, si es libre, es mejor xD [twitter]
  • Libertad es un concepto que toma años comprender y asumir, se construye día a día y exige paciencia y dedicación [twitter]
  • Libertad no es ir a la deriva, puesto que ello implica ser preso del azar... [twitter]
  • Libertad no es satisfacer el deseo del momento puesto que ello nos convierte en cautivos de nuestros apetitos e impulsos [twitter]
  • Libertad es disfrutar la vida sin apegos, libertad es capacidad de compartir porque no soy preso de lo que creo poseer... [twitter]
  • Libertad es compartir porque al hacerlo construyo una comunidad que se libera de la insatisfacción de sus necesidades [twitter]
  • Entendiendo así la libertad, es que veo en el #SoftwareLibre un icono de la misma [twitter]
¿Y para ti qué es la libertad?

Trinos guardados

El 8 de septiembre de 2009 comenté:
[...] el dichoso Twitter se roba, como en operación hormiga, los fragmentos que quizás compondrían una entrada relativamente decente en este blog y que se quedan como trinos efímeros...

Y efectivamente, así ha sido, confieso que la dinámica de Twitter me ha atrapado por varias razones:
  1. Interacción con la comunidad que lo conforma.
  2. Frescura de la información que ahí se discute.
  3. Entrañable limitación de 140 caracteres que nos reta a decir mucho en pocas palabras.
  4. Probabilidad elevada de que un debate entre dos personas sea seguido por cientos más, aunque lo hagan silenciosamente.
  5. Gran cantidad de aplicaciones como Yoono, sin ser demasiado intrusivas, permiten echar un vistazo a lo que ahí se publica y participar de inmediato.
Pero lo efímero de los trinos sigue ahí, es bastante engorroso buscar en Twitter algo que dijimos hace tres meses, así que hoy abro un espacio en A Volar para guardar algunos trinos que pueda considerar especiales, así quedarán disponibles en este espacio que es más personal y más sencillo de consultar en el tiempo.

23 de abril de 2010

Ocultar aplicaciones molestas en Facebook

Mi publicación "geek" del trimestre es muy simple y seguramente conocida por buena cantidad de personas, la comparto para quienes estén hartos de ver lleno su muro o su lista de actualizaciones de Facebook con mensajes provenientes de aplicaciones con las que "interactúan" sus amigos... ¿No te ha pasado?

En la WEB de Facebook:
1. Ubica el puntero sobre el mensaje, verás que en la parte superior derecha aparece el enlace "Ocultar".
De A Volar

2. Haz clic sobre "Ocultar".
3. Elige, de los 3 botones que aparecen, el segundo, que es el que dice "Ocultar mensajes de [Nombre de la aplicación]".
De A Volar


Desde Yoono:
1) Ubica el puntero sobre el mensaje, verás que en la parte inferior aparece un enlace "More"
De A Volar

2) Haz clic sobre "More".
3) Haz clic sobre el enlace "Hide updates of [nombre de la aplicación]".
De A Volar

Así sigues viendo mensajes de tus amigos, pero no los provenientes de aplicaciones que consideres ociosas u odiosas. Yo ya oculté:
  • FarmVille y derivados.
  • Horóscopos y derivados.
  • Amante del día.
En la mira están: Foto diaria, cualquier derivado de frases célebres que se presente con mala ortografía.

¿Cuáles ocultarías tú?

16 de abril de 2010

Resumen de noticias

De adelante para atrás...

Hoy concluí uno de los pendientes que más estrés me estaban causando... Aún quedan dos muy importantes y es posible que por ello los vuelos sigan escaseando.

Semana Santa fue en familia, fue genial y quiero que se repita. La prima mayor y su esposo son una familia y unos anfitriones insuperables. Las tías aguantaron el paso por Cholula, Puebla, Atlixco, en todo recorrido, a toda hora, en toda actividad. La espiritualidad se hizo presente y no fue necesariamente en los templos, fue entre nosotros y eso lo hizo más especial, más humano... Nos hizo más felices.

A partir de este año, cada 21 de marzo celebro mucho más que la primavera, mucho más que el nacimiento de un ilustre mexicano. Algo nuevo nació ese día para mí, o quizás dejamos que algo que venía gestándose tuviera un nombre y se convirtiera en compromiso. Todas las cábalas, las religiosas, las numerológicas y hasta las científicas anuncian maravillas para este suceso.

Guadalajara estuvo genial con mis estudiantes de Ciencias de la Educación, hubo oportunidad para todo: diversión, cultura, convivencia, formación... Pudimos aprovechar el 95% de dichas oportunidades, nada mal para un grupo de 13 personas.

1 de marzo de 2010

Haiku: Primavera intempestiva


I

La primavera saluda
este amor intempestivo
en miniatura.


II

El amor saluda
esta intempestiva primavera
en miniatura.


III

Esta miniatura
es el amor que me saluda
en la primavera intempestiva.


21 de febrero de 2010

Estas horas sin ti

Imagen por edithbruck

Estas horas sin ti son un pincel cubista con el que parece redibujarse la realidad en contorsiones insospechadas, son una melodía de jazz que improvisa los segundos y los transforma en minutos eternos y escurridizos, son un cincel amenazando con esculpir la tumba de esta historia y prometiendo en paralelo un monumento para su eternidad.

Estas horas sin ti secuestran las buenas intenciones, invitan al desamparo nocturno y paranoico de lo que haces sin mí, de la música que no bailamos, los licores que no tomamos y las manos que nos tocan sin ser las nuestras.

Estas horas sin ti son el torno donde el tiempo alfarero modela deseos de barro, deseos hermosos, rústicos, cadentes y frágiles; son como la tinta que pretende escribir un poema y termina siendo una mancha para valorar la salud mental de los inquilinos de un manicomio.

Estas horas sin ti danzan lúgubres en un aquelarre dedicado al tiempo que se traga nuestras vidas y nuestros alientos exhalados tan lejos de nuestros cuellos que temen perderse y no volver a encontrarse más en un beso.

Estas horas sin ti pasan espumosas y salinas como las olas del mar que se rompen lejos de los ríos, en la ingrata arena que sólo se enfría con su presencia. En estas horas tan nocturnas, tan oscuras y tan solitarias cuando no estás tú, irónicamente, eres mi única luz.

16 de febrero de 2010

Aquella fe con aroma a tierra

Extraño la fe con aroma a tierra de aquella comunidad que seguía a un hombre histórico, que creía en la liberación más que en la magia, que veía al pecado como la ruptura de las relaciones entre las personas más que como el producto de ellas.

Extraño aquella fraternidad, aquellos aprendizajes que hasta ahora acompañan mi solitario camino... Quizás el tiempo en mi desierto ha alcanzado sus cuarenta días y sea tiempo de volver con todas las cicatrices, con toda la arena y los cambios que se han suscitado.

Pensé que perdería la fe, que la soberbia se apoderaría de mí, pero no fue así, a pesar de que casi puedo decir que lo intenté. No creo ya desde hace mucho en señores barbones con aureola, ni en seres alados y afeminados repartiendo mensajes, no creo en madres vírgenes ni en otros muchos dogmas absurdos... Creo en la vida y su equilibrada relación con la muerte (hay que morir para vivir), creo en lo que la Historia nos grita sobre la justicia y en lo que la historia nos susurra para denunciarnos la injusticia.

Creo en la ciencia como el máximo entretenimiento de los últimos siglos para explicarnos el universo y nuestra existencia en él, pero guardo la impresión de que tarde o temprano pasará de moda como le sucedió a la religión.

Aquél aroma a tierra, trigo, vino e incienso, aquellos coros del "Pangue Lingue" haciendo vibrar las paredes de una capilla que parecía edificada para la humanidad de quienes deseábamos aprender a amar según como las lecciones de Historia e historia pretenden enseñarnos, todo aquello toca hoy la cuerda más grave de mi nostalgia tan solo para iniciar el acorde de nuevos pasos y nuevos caminos.

Hoy los senderos de muchas reflexiones se encuentran en un sólo punto que dibuja un nuevo horizonte, el camino se reinicia desde la tierra que libera su aroma por efecto de la lluvia justo en el momento en que esperaba una señal para emprender esta travesía.

26 de enero de 2010

Persianas ausentes

aburrido
comprando unas persianas,
en un espacio frío,
lento, infértil.

ansioso
esperando tus mensajes,
en este medio insípido,
ágil, luminoso.

inspirado
descubriendo una musa,
en este instante absurdo,
inesperado, infeccioso.

cansado
soportando este negocio,
en esta ausencia tuya,
extensa, dolorosa.

enamorado
soñando tu presencia,
en esta piel sedienta,
inquieta, palpitante.

asombrado
imaginando tu pasión,
en un lugar cercano,
diferente, salado.

atarantado
continuando esta vida,
en este mundo vacío,
en esta existencia sin ti.

esperanzado
imaginando las persianas,
en ese cuarto contigo,
corregida la aurora y la vida.

Vuelo despegando desde el área de "atención" a clientes de una tienda departamental

"Que las persianas corrijan la aurora..." (Joaquín Sabina)

10 de enero de 2010

Aterrizaje forzoso

"A volar" se llama este espacio creado hace poco más de tres años con intenciones cercanas y lejanas a lo conseguido hasta hoy, quizás porque "conseguir" no sea el verbo que le dé esencia a los objetivos que pueden adivinarse con la lectura de cada uno de los vuelos realizados.

Llevo meses en vuelo errático, con maniobras evasivas, a veces volando bajo, a veces evadiendo la tormenta por encima de las nubes y otras simplemente sin radar que indique un rumbo, mucho menos un destino; meses que acumularon su desgastante temporalidad y hoy me orillan a un aterrizaje forzoso.

El fin de año viejo fue el terreno para ese aterrizaje, perdí mucho, hubo daños cuantiosos y las reparaciones aún van en proceso. Los preparativos son para nuevos vuelos, para definir destinos, trazar rutas que me ayuden a alcanzarlos, metas de todo tipo se antojan para el nuevo plan de navegación, pero sólo las más relevantes, sólo las que identifique como propias tendrán su lugar.

El despegue será difícil, exige mucha paciencia y precaución, hay alrededor muchas amenazas, miedos, dudas... Pero hay también una determinación que va tomando fuerza, una inspiración que renace en contra de todos los pronósticos y que irá dando de qué seguir escribiendo en esta bitácora que va siendo testigo del añejamiento de una vida.

Me propongo que por cada aterrizaje forzoso, el nuevo despegue sea igual de inminente, tanto como lo son las vueltas del mundo alrededor del Sol.

Trinos al vuelo