11 de octubre de 2011

Aunque aún no lo parezca

Insomnio, ya no me visites, tu compañía ha dejado de requerirse en esta casa que ya intenta ser hogar, aunque me veas solo en esta cama, todos los trámites legales demuestran que no hay más espacio para ti; aunque el silencio ensordezca las paredes, ya deberían ahuyentarte las firmas y huellas sobre los papeles.

Insomnio, ve con alguien más, aunque no lo creas ya no puedo ser tu amigo, aunque aún no lo parezca, a mi tiempo, a mi energía y a mi sueño ya se les espera en una mirada, una caricia, una palabra y un aroma duplicados y algún día triplicados, uno nunca sabe.

Insomnio, agradezco las inspiraciones que me regalaste, la compañía incondicional y hasta la impertinencia de tus visitas que me permitían aliviar las ansiedades de mis anhelos entre letras, armonías y dedicatorias febriles; por todo ello te agradezco hasta hoy.

Pero aunque en estos días me sigas viendo solitario, aunque en estas últimas horas notes indicios de aquellas frustraciones apasionadas, aunque parezca que nada ha cambiado excepto la presencia de un papel con once firmas, te aseguro que ya no puedo recibirte, porque en mi vida, en mi casa, en mi cama y en mi corazón, gracias a ellas, y aunque aún no lo parezca, todo cambió.

30 de julio de 2011

Lo lograste

Este vuelo es exclusivo, está dedicado a esa persona que lo logró por encima de todas las expectativas, a ella, que sabe soñar y trabajar por materializar sus sueños, a ella, con quien aprendí a volar más allá de los límites dibujados por quienes no creen en el poder del amor.

A partir de ahora, el vuelo es sólo tuyo, que se acerque a la bitácora quien guste.

Lo lograste, te hiciste madre joven, quizás no como parte de tu plan, pero lo supiste manejar y le diste permiso al amor de que actuara sobre ti, te llenaste de su fuerza y tomaste grandes decisiones a temprana edad.
Lo lograste, cursaste una licenciatura de forma notable, sobresaliente, sin perder la cabeza y sin dar marcha atrás ni descuidar tu logro anterior.
Lo lograste, volaste conmigo después de encontrarnos, descubrirnos y decidirnos que el amor nos contagiara a ambos, sin descuidar ninguno de nuestros logros anteriores.
Lo lograste, sin pedirlo, simplemente siendo tú, me invitaste a pedirte un compromiso mutuo que juntos hemos asumido.
Lo lograste, el orgullo que nace en mí y en quienes te dieron la vida al concluir varios ciclos que se han ido consumando y de los que ya hemos podido celebrar.
Lo lograste, emocionar a una generación de estudiantes muy especial con tus palabras de compañera, hija, madre, pareja y profesional.

Y no podía esperarse más que lo lograras, pero no podía dejar de hacer mención de ello en este espacio, donde vuelan los momentos, pensamientos y personas más importantes de mi vida.

10 de julio de 2011

Fieros animales y tiernos enemigos

Lluvia
"Llueve otra vez
donde no hay más conmigo
que fieros animales
que tiernos enemigos"
(Silvio Rodríguez)
Aquellos fieros animales que se asoman desde el interior, que han acompañado silenciosamente seis lustros de mirar soles, lunas, nubes y estrellas; claramente y entre lágrimas.

Aquellos tiernos enemigos, sutiles e imperceptibles por ser propios, cíclicos y sonámbulos como fantasmas de temporada que acechan en los rincones insospechados de la fatalidad o del simple pesimismo.

Aquella lluvia que resuena con su eco y confunde el golpeteo de sus gotas con el manar de las que nublan la mirada, de las que pretenden limpiar el alma de sus tóxicas desdichas, por insignificantes que al universo le resulten.

Se llueve y se llora, cuando la sequía se convierte en una sed angustiosa y la esperanza se pierde en un horizonte difuminado por la bruma y la incertidumbre. Se llueve y se llora, no por voluntad, sino por causa natural, o por bendición divina; los paradigmas son irrelevantes mientras la tormenta hidrata los paisajes e inunda la tierra, o el llanto libera las tensiones y reordena la existencia.

Y en medio de las lluvias y los llantos reparadores, siguen acechando aquellos fieros animales, aquellos tiernos enemigos expectantes ante la vulnerabilidad de cada temporada solitaria, sin nadie más que quien protagoniza su propia historia.

"Llueve tan bien que el fin de la semana
en vez de ser domingo en mi cabeza
es sólo la tristeza
helándome el cerebro y la mañana"
(Ibidem)
 

20 de junio de 2011

Insomnio de ti

Insomnio: (Del lat. insomnĭum). m. Vigilia, falta de sueño a la hora de dormir. (RAE).

Vigilia sí, falta de sueño, para nada... Falta de cansancio menos... Y es hora de dormir, es el tiempo en el que, en un mundo ideal, podría estar soñando, no sólo contigo, sino junto a ti, en la misma habitación.

Tengo sueño, del que apaga las neuronas y cierra los párpados, pero también del que es un anhelo fantástico y romántico, aún más lo segundo que lo primero e infiero que el cerebro puede poco ante el corazón, o ante las vísceras para ser más precisos, para darle atole con el dedo al "intelecto" e intentar un escape infructuoso de la cursilería.

Tengo horas, de estrés por trabajo, de diplomacias y protocolos, de pendientes, olvidos, desayunos, comidas y cenas (cuando es posible)... Pero tengo pocas horas de ti, de ustedes mi par de inspiraciones, la Pequeña y la Diminuta, pero ambas inmensas... Vuelvo a decir "de ti", mi única fuente del deseo más genuino, de las suavidades más exquisitas.

Tengo que dormir, con el cansancio de siempre, con la incertidumbre de casi todas las noches: "¿se podrá mañana?" Mi vigilia es involuntaria, pero dormiré, porque quizás me esperes completo, quizás me necesites como yo a ti y no quiero comportarme como la típica víctima de un insomnio, aunque éste venga a mí contigo como remitente.

21 de abril de 2011

Una de esas noches

Hoy es una de ellas, una de esas noches en que la lógica en mi mente y las emociones en mi corazón funcionan a la inversa de lo que ocurre en la vida real. Y lo digo así por no asumir un rol pretencioso, egocéntrico y altanero, lo digo así porque no me entiendo, porque hay un coctel de sensaciones encontradas ante algo que es tan claro.

Esta noche compartí mis sentimientos con la mejor intensión, recibí de vuelta una ola de reacciones emocionales abiertas como las cortaduras de una arteria, las recibí y de alguna forma supe o pensé que lo merecía.

Esta noche es una de ésas en las que uno teme cosas que debió temer minutos antes, una de ésas en las que el "bien actuar" según los psicólogos y la bibliografía disponible se convierte en superchería barata ante la aplastante realidad de una tremenda felicidad robada.

No hay intensión buena que valga una felicidad secuestrada inconscientemente, no cuando se ama a la persona propietaria de esa dicha. Ni siquiera cuando esa intensión era la búsqueda de una felicidad más profunda, más pura y elaborada como el brillo de un diamante... ¡No hay justificación para ello!

Minutos, sólo minutos para decir "te amo", para sonreír en complicidad, para besar el alma sin interrupción, para reflejarnos en nuestras miradas, para ser un Nosotros y no el Ellos que se espera de nuestra relación, minutos de pareja cuya exigencia parece costar muy caro.

Ésta es una de esas noches solitarias, absurdas e incoherentes que parecen respirar por sí solas y despertar amenazantes...

Ésta es una de esas noches intoxicadas por la honestidad y cegadas por la sombra densa de la frustración.

Pero aunque ésta se una de esas noches, aunque reciba las culpas de esta desventura nocturna por haberme convertido en el subversivo involuntario que ha dicho las verdades dolorosas de nuestra situación; quiero que mañana no sea uno de esos días, sino que aprendamos juntos, a construir nuestras propias jornadas, las diurnas y las que ocurran al ocultarse el sol.

8 de abril de 2011

Cotidiano

Que hoy pase de todo, que sonrías, que te aburras, que te dé hambre, que tengas mucho trabajo, que tengas prisa, que te puedas sentar a descansar cinco minutos, que te dé calor, que te saluden, que olvides algo y lo recuperes a tiempo, que escribas, que leas, que vivas un día lleno de cotidianidad, pero que a cada momento te encuentres con la sorpresa certera de que TE AMO.

21 de marzo de 2011

Los que vivo contigo

Hay muchas formas de nombrarle: ciclo, traslación, viaje, período... Además los hay de distintas medidas según la magnitud de nuestras referencias y la intención de nuestras consultas.

Éste al que me refiero, podría haberse cumplido ya, pudo haber ocurrido antes o aproximarse vertiginosamente en este calendario nuestro que sólo se entiende con la óptica de nuestros corazones latiendo al unísono desde que nuestras miradas se cruzaron trayendo el caos edificante a nuestras vidas.

 Hoy mi intención es celebrar este viaje sideral a bordo de la Tierra que es el escenario de nuestra historia, de nuestros lazos y desenlaces con los que hemos forjado el argumento para un compromiso que se acerca según muchos, pero que para ti y para mí está vivo ahora mismo.

Hoy te dedico las primeras letras de este año del mundo, no porque el mundo importe, más bien poniendo énfasis en que los años que son relevantes para mí son los que vivo contigo mi mujer de la Selva y el Mar.

Y así, luego de abusar de nuestros significados y significantes, como siempre, me intento sencillo y te escribo un te amo, para siempre.

Trinos al vuelo