21 de marzo de 2018

Mi primavera eres tú

El universo renace en primaveras: desde las flores hasta los animales, desde los poetas hasta los movimientos sociales que hacen poesía por sí mismos.

Yo no te vi por primera vez en primavera. Digamos que te me sembraste inocentemente en un verano y me descubrí renaciendo por ti después de dos temporadas: era primavera cuando al fin nos confesamos lo que parecía imposible, tanto, que pasaron más primaveras amenazadas por inviernos antes de que aquella siembra rindiera fruto.

Y así, llegó aquél 21 de marzo en el que te pedí que siguieras siendo mi inspiración, en el que decidimos florecer frente al mundo, yo renaciendo de ti y tú de mí. Desde entonces, mi primavera eres tú.

Trinos al vuelo