17 de abril de 2008

Un extraño personaje que lo cambia todo

Aquél extraño personaje se presentó sin aviso, sin imagen, con una impertinencia voraz. Preparó sus instrumentos quirúrgicos con extremo cuidado, en silencio, con un grado de sutileza que le hizo invisible a su víctima y a cualquiera que la estuviera rodeando. Le durmió sin cantarle, se le acercó con alevosía en medio de esas noches desveladas, por sus espaldas, usando su intangible mano izquierda clavó una indolora jeringa saturada de infinitas sustancias en su corazón y se sentó a su lado para ver el resultado.

La pobre víctima sufrió un imperceptible cambio instantáneo e inició un proceso evolutivo sin final determinado. Se cuestiona, se aturde a sí misma con espejismos de felicidades anheladas, con visiones construidas por un alma contaminada de sustancias, esencias que le provocan una insoportable sed de algo desconocido.

La víctima está desorientada, se sorprende entrando en una realidad futura cuya puerta única es el espejismo, camina sin descanso, se desgasta entre conversaciones virtuales, luego las interrumpe como una autoreceta en búsqueda de cura, pero las sustancias siguen ahí, las letras siguen llegando a sus pupilas y a sus neuronas por todos los medios y sentidos. La víctima sigue caminando, o mejor dicho, volando hacia el espejismo sin saberlo. De repente está en la puerta y descubre que un ancla le impide seguir flotando hacia su destino recién descubierto.

Se encuentra ahí, en ese preciso instante y espacio ingrávido en el que su tobillo es un eslabón más de la cadena que le ata al ancla y le hace parte de ella, estática... El espejismo le sigue llamando, la realidad detrás de dicha fantasía se le antoja como un remedio a su desesperada sed, pero le asusta como el agua a los gatos.

Al fin vuela, se desprende del ancla y siente el vértigo y la felicidad momentánea que produce cualquier travesura. De pronto se percata de que es una víctima cuyo padecimiento es contagioso... Pero ya es tarde, el extraño personaje observa satisfecho, pero inmutable, el producto de su trabajo, admira la propagación de las sustancias que puso en marcha noches atrás, se complace con el trabajo que ahora su víctima hace por él: dos contagios más, una de las afectadas sonríe, la otra llora... No hay culpables que perseguir, sólo un extraño personaje de quien no se sabe nada, excepto que cuando se presenta, las cosas nunca vuelven a ser igual, para bien y para mal.
La imagen es de: la_marialegria

5 comentarios:

  1. Mi estimado Leonardo, no había tomado un poco del tiempo... que nos sobra o falta muchas veces... quiero que sepas que eres bueno contando historias vividas o imaginadas. Me alegra ver noticias donde demuestras tus estados de ánimo, escencialmente cuando te muestras feliz.
    Esta última historia ha llamado mucho mi atención, busca, busca en tu interior, no enloquezcas más, busca solo respuestas.

    ResponderEliminar
  2. Orale... a mi me gusta ser uno de esos que cuando se van para bien o mal las cosas no vuelven a ser iguales...

    Es que soy un demente o un enfermo???

    Ich weiss nicht... pero lo que si es un hecho es que la vida es como un juego de ajedrez...

    ResponderEliminar
  3. Me temo que ya tiene las respuestas, y digo temo, porque es claro que no te agrada... me habia parecido raro que nadie opinara sobre algo que denota tan claramente la sencia de tu ser.
    Se que no debo´-por ahora- interferir en estas cuestiones, sin embargo, tu como yo conocemos bien este personaje, tan extraño como es, Lo vi cuando llego, lo vi clavar la indolora jeringa. Lo vi disfrutar de sus efectos, y aunque algo de pena siento por la victima, Empiezo a pensar que este personaje tan extraño no es tan malo, solo quiere salir a jugar. De su victima que puedo decir, tanto placer como dolores, como quisiera evitarle los dolores. Pero que puedo hacer mas que observar. y esperar que encuentren equibrio victima y victimario. Sin embargo me atrevo a preguntar, de esas dos victimas mas ¿he tenido algo que ver?

    ResponderEliminar
  4. la crisis es un termino mal empleado, nos hemos habituado tanto a ellas que de repente olvidamos su caracter de oportunidad...

    Ahora que la ventaja de los espejismos es que podemos construir sobre ellos o traspasarlos como si fuesen humo...

    Beso airoso

    ResponderEliminar
  5. Estimada(o) Anónimo:
    Desafortunadamente no he podido adivinar si eres alguna persona que conozco que olvidó mencionar su nombre, o de plano sí eres el famosísimo Anónimo que tantas aportaciones ha hecho a la humanidad jeje. Gracias por tus comentarios, son un honor.

    Reaperstinky:
    Pues una cosa (demente) incluye a la otra ¿no? así que ni caso tiene preocuparse... Para bien y para mal.

    Clau:
    No has tenido nada qué ver, duerme tranquila.

    Aeromusa:
    La bronca es descubrir la diferencia oportunamente ;-)

    ResponderEliminar

Trinos al vuelo