9 de agosto de 2009

Para escribir...

Julio fue un mes complicado, el inicio de agosto se pinta de gris y forma un nudo en mi pecho. En mi camino se interpone una encrucijada que a veces me invita a dar marcha atrás.

Cada vez que vivo un momento así, entiendo mejor por qué dicen que la libertad se siente al principio como estar cayendo en un profundo abismo. Me preocupa que me sucedan estas cosas a mi edad.

Podría escribir sobre el viaje a Cuba, debería hacerlo porque esos diez días me trajeron hasta este punto, me alejaron del rumbo que iba recorriendo, me cuestionaron y me mostraron lo poco que he crecido y lo solo que me siento cuando estoy conmigo mismo. Esos días también fueron de trabajo, pero en medio de una realidad tan distinta y con fines tan diferentes a los que estoy acostumbrado, que lo disfruté aunque me costara algunos kilogramos menos.

Me reencontré con gente que irradia espiritualidad y sabiduría (si, en medio de la Revolución), me enfrenté a un dilema, al mismo de siempre, me traje el compromiso de darme el tiempo y espacio para reecontrarme a mí, porque de otra forma el sueño de encontrarme con alguien más se quedará en eso, un sueño irrealizable debido a lo inconsciente que soy de mi existencia.

Podría escribir sobre economía y política, alimentar los viejos "grandes" debates que al final de cuentas olvidan los micromundos de amor, hambre, esperanza y cotidianidad que existen entre las consecuencias de decisiones tomadas por unos cuántos que gobiernan a través de dictaduras, democracias, monarquías u oligarquías.

Podría escribir sobre la familia, sobre el amor, la pareja, el futuro y la pasión; sobre la alegría y la tristeza, el compromiso y la doble moral, el escándalo y la seguridad de una vida conforme a las reglas; sobre Dios y la Revolución como si fueran antónimos o sinónimos, sobre la falacia del sincretismo o acerca de la metáfora de Isla en la que vivimos en medio de una era bautizada con la etiqueta de comunicación.

Podría escribir mucho, pero para escribir necesito de mí y no me encuentro.


Para tomarlo con un poco de humor: "Me busco pero no me encuentro" (en el blog de Sra. Pelo)
es curioso que lo leyera justo después de escribir esto, chistoso pero cierto.

8 comentarios:

  1. uy amigo, que situación tan complicada.. por momentos me he sentido asi y ni sé como he logrado reencontrarme.. exito!! TQM

    ResponderEliminar
  2. bueno... ¿y cual es la novedad?.... no hay nada nuevo en el horizonte... el dia que te encuentres... ese dia, entonces si habra algo nuevo que contar... pero hasta ahora, no me has dicho nada que no sabia

    ResponderEliminar
  3. Espero con ansias el post acerca del viaje a Cuba. Yo creo que nuestra época mas que etiquetarla con la comunicación sería mejor hacerlo como la era del "perro en el periférico".

    Saludos y suerte :)

    ResponderEliminar
  4. Heyy... muchas veces se necesita llegar al fondo del vacio para levantarse. estar en busqueda es el claro ejemplo de que has tomado conciencia de tí y de tu existencia. hay que ver al rededor sin nunca dejar de vernos a nosotros mismos.
    Deja que las cosas fluyan, deja fluir dentro de ti todo aquello que tu quieres y que no importe lo demás. sal de la dualidad por que no hay cosas ni bueas ni malas. una vez que te quites las ataduras encontraras la luz. te quiero amiguto besos :D

    ResponderEliminar
  5. ... Haz las cosas que te gustan y que te hacen feliz. Si no sabes qué es lo que te hace feliz, plantéate la pregunta ¿Qué es lo que me hace feliz?, cuando lo descubras, comprométete con ello, con la felicidad.
    Para evitar que tu mente se disperse o ande de fiesta, una vez al día puedes preguntarte: ¿Qué estoy pensando ahora? ¿Qué estoy sintiendo ahora?, eso te ayudará a ser más consciente del presente.

    Todas las cosas por las que has pasado, todos los momentos de tu vida, han sido para prepararte para este momento. Imagina lo que puedes hacer a partir de ahora con todo lo que sabes. Ahora entiendes que eres el creador de tu destino. ¿Cuántas más cosas tienes que hacer? ¿Cuántas más cosas has de ser? ¿A cuántas más personas bendecirás por el mero hecho de existir? ¿Qué vas a hacer con el momento? ¿Cómo vas a atrapar el momento? NADIE PUEDE BAILAR TU BAILE, NADIE PUEDE CANTAR TU CANCIÓN, NADIE MÁS PUEDE ESCRIBIR TU HISTORIA. ¡Lo que eres y lo que haces empieza ahora!

    Te mereces todas las cosas buenas que la vida puede ofrecerte*

    Abrazo...

    ResponderEliminar
  6. En algun momento de nuestras vidas, llegamos a este punto, en lo personal hay un libro de las escrituras, que me gusta mucho, que nos indica que todo es vanidad, y que todo tiene su tiempo.
    Eclesiastés cap. 1 y 3
    Me ayudo mucho, espero que te interese
    Saludos...

    ResponderEliminar
  7. Oiga eso fue Julio pero ya es agosto, que digo agosto CASI SEPTIEMBRE, no es que lo apresure pero...

    Jaa! no te creas

    Mi querido Leoperbo eso que dice le preocupa le suceda a esta edad es un simple miedo (mejor dicho un simple temor) y no es exclusivo de cierta etapa en la vida nos acompaña siempre dadas ciertas situaciones, en especial cuando tenemos que reempleantarnos nuestra existencia como la conocemos y en la cual de cierta manera si no estamos cómodos al menos si nos habíamos acostumbrado a sostenernos a ella (buena o mala) así que no se preocupe porque ese "temorsillo" le llega a tal o cual edad. Es normal.

    Lo otro que dice debe hacer (reencontrarse con ud.) si mal no recuerdo la llaman introspección (ver qué hacemos, qué hemos hecho, cómo nos estamos, cómo nos sentimos, qué nos dice nuestra conciencia de nuestros actos y formas de vida... toda interno, todo suyo) y pienso que es muy buena y útil en cualquier momento, te sientas o no pérdido, así que una vez que se reencuentre con ud le recomendaría practicarla cada vez que pueda así no se le vuelve a perder su yo (aunque acá entre ud. y yo, creo que tan perdido así no está una cosa es perderse y otra no poderse/quererse/negarse a ver... espero y me haya explicao'o bien).

    Como sea pues lo esperamos... tiempo tenemos, la vida es la que dicen que es corta.

    Ánimo y muxa suerte con la introspección.

    ResponderEliminar
  8. vaya, esta mal, que yo lo diga... pero que buen consejo... me extraña...
    saludos

    ResponderEliminar

Trinos al vuelo