2 de febrero de 2008

Preludio a un fuego endémico



Los cirios no se encienden por sí mismos, pero una vez contagiados por la flama, llaman a todas las velitas a la incineración para convertirse en una epidemia de luz y calor.

Veo un cirio en el espejo, esperando su llama, llamando al motivo de su espera, sin saber su sabor; le veo erguido e indeciso con los rastros de iluminaciones anteriores y auguro, con un dejo de aprehensión, que su visita ígnea podría llegar desde el cajón de mi cocina o desde el bolsillo de algún hada o musa prohibida que se acerque astuta, furtiva, precoz, idílicamente para entregarle al cirio el ascua que dará inicio a su comedia borrascosa y endémica...
¿Continuará?
Aunque continuamente me pregunto si esa hada o musa no quisieras ser tú
[acerca de la imagen]

6 comentarios:

  1. ci rio pierdo lo mio?

    si presto al cobrar molesto?

    si doy a la ruina me voi?

    me doi!

    ResponderEliminar
  2. la llama doble...o el fuego ¨el bendito fuego el sagrado fuego y tambien la paz que tal vez sea el fuego quieto...¨

    bessos

    ResponderEliminar
  3. No temo la pira que incinerará mi amor, sino esta ampolla que me impide prender el fósforo...

    Me voy pero solo un poco

    ResponderEliminar
  4. muchas cosas necesitan de inspiracion, un toque una caricia o una simple insinuacion, una gran idea o alguna cosa mas pequeña y ausente de razon. invita a voluntades...aunque no siempre acceden.

    si este cirio eres tú o tu corazón, son muy bellas palabras para tu mala intención.
    Esa hada, esa musa, no quisiera ser yo. no, conociendo como las desechas sin razón. Cerillos de tu amor, tapas, cubres, y protejes,pero ¿cuanto durara ese calor?...

    ResponderEliminar
  5. ....pero si no nos atrevemos, ¿cómo sabemos que estamos vivos?

    ...abrazo!

    ResponderEliminar

Trinos al vuelo