4 de febrero de 2009

Las terminales (1)

Siempre he disfrutado los viajes.

Desde pequeño he experimentado las esperas (en aquél tiempo horribles) en las terminales de ADO, en la sala de la casa de partida, en mágicas y desahuciadas terminales de ferrocarril, en monótonas salas de abordaje de los aeropuertos... Siempre hay que esperar, dejar que el tiempo pase hasta que llega el momento apropiado, rara vez decidido por mí. Aunque hay que reconocer que las esperas son diferentes según el medio de transporte, la edad, el motivo del viaje, la hora del mismo y la compañía.

Ahora mismo estoy en el aeropuerto "internacional" de Veracruz, en el sureste del país, a la espera de un ridículo vuelo que nos llevará al Distrito Federal, en el centro, para después desplazarnos "de reversa" a la ciudad de Mérida, ubicada al sureste peninsular de mi patria. El viaje es de trabajo, por lo tanto, es apresurado y estaremos más tiempo en los aeropuertos y aviones que en la reunión de trabajo.

A mi espalda hay un grupo de gente muy animada, hablan a todo volumen y dos mujeres ríen con un estrépito que resulta algunos decibelios superiores a lo que mis oídos suelen tolerar. A pesar de la potencia sonora de su conversación, no he podido (o quizás no he querido) comprender mucho de lo que dicen... Ya me he reído resignadamente como cuatro veces al tiempo que escribo esto y converso con Nays para no extrañarle tanto.

El tiempo de abordar se acerca y "la reglamentación aeronáutica bla bla bla"...

[Horas después]
El trayecto Veracruz-DF estuvo regular, el paisaje celeste hizo su parte, aunque se va notando cierta decadencia respecto a la parafernalia que acompañaba a los viajes aéreos y eso sin que se note mucho en la "mejora" de los precios. Estuvimos dos horas en el aeropuerto siempre repleto de aromas y faltas de oxígeno, donde aprovechamos a cenar. Tres horas después, en Mérida, me pregunté por qué nos tenían que tocar los últimos asientos junto al motor justo en la parte más larga del viaje... Los oídos me siguieron zumbando a la mañana siguiente.

La reunión fue provechosa, aunque también apresurada... ¿Por qué no nos dan a todos un curso sobre "slow-down"?

Al iniciar el retorno en la terminal de Mérida, mi acompañante estuvo viendo "cositas" para comprar, yo sólo miraba cómo las baratijas suelen venderse cinco veces por encima de su precio en los aeropuertos, aunque eso sí, descubrí unos escarabajos yucatecos llamados "Makech" cuyo caparazón es adornado con piedras de colores brillantes y me resultó muy curioso ver esas joyas vivientes moverse con sus delgadas patitas dentro de un recipiente... Cuando me dijeron que costaba $250 la pieza, se esfumó gran parte de mi curiosidad.



Supongo que los pobres animales se sienten como nosotros cuando subimos todos apretujados a nuestros medios de transporte colectivo, con nuestros equipajes a cuestas, además también caminan unos encima de otros, como nosotros cuando llevamos prisa por bajar del asfixiante ambiente de cualquier lata movilizadora de humanidades. Es posible sacar muchas conclusiones, seguramente más poéticas y profundas, de la leyenda que rodea a los Makech, pero el resto de esta entrada fue escrito en parte, en el aeropuerto de la Ciudad de México y el final en casa, donde estoy a punto de dormir plácidamente después de 30 horas viviendo de prisa entre terminales.

8 comentarios:

  1. Ya habías estado ausente mucho tiempo. La espera en terminales de transporte llega a ser surrealista en ocasiones. Esos escarabajos estuvieron de moda hace como 15 años, según recuerdo, durante mi infancia. Los vendían en el mercado.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Cuando era Peque yo tuve un Makech!! bueno en realidad fueron varios porque gracias a mi abuelita (que es de Mérida) todas o la mayoría de mis vacaciones de verano eran con destino a Mérida y casi siempre mi mamá nos compraba a mi hermano y a mí!... y gracias a Dios en ése tiempo no eran tan caros y qué bueeeeeno porque ni duraban tanto (N) jeje
    salu2!

    ResponderEliminar
  3. tOnYtO: Parece que nunca he estado a la moda o no iba al mercado hace 15 años... Supongo que un paseo en monociclo también tiene lo suyo ;-)

    Anónimo: Sospecho que sigues siendo Peque ;-)

    ResponderEliminar
  4. tiene razon Sr. L. le falto poesia, pero supongo que alguien que viaja tanto como usted termina por tener esa sensacion claustrofobica...

    ResponderEliminar
  5. Ha! si, la ausencia se noto. Odio los viajes apresurados, aunque nunca he viajado en avión... hamm... debo hacerlo alguna vez...


    Aterrizo.

    ResponderEliminar
  6. A mi me gustan las terminales, tantas personas, tantas entradas, tantas salidas, demasiados destinos y curiosamente es en la terminal dónde todo esto se une. El que viaja a NY tomándose un café sentado hombro a hombro con el que viaja a Cancun mientras observa al que finalmente llegó a su destino... en fracciones de segundo todo conectado entre si el mundo se reduce a una terminal, su espacio y sus transeúntes.

    Son los medios de transporte los que me resultan incómodos (sus sanitarios ni se diga, prefiero ver si resisto y la vejiga no estalla, aqui dichosos los hombres)...

    Por cierto hay chunches que en ocasiones resultan mas baratas en un aeropuerto que en las tiendas departamentales de la ciudad, lo he notado por ejemplo en algunos perfumes... otras como las revistas las sobrevaluan al máximo (se nota que saben que un viajero intentará hacer más ameno su trayecto)

    Makech = ascooooooooooooooooo (yo si veo uno lo aplasto o le huyo, ¿pagarlo? ni loca!!)

    ¡¡Saluditooos!!

    ResponderEliminar
  7. Y por si no lees la respuesta a tu pregunta que deje en los comentarios de mi blog aqui te pongo un copy-paste:

    El asunto de irse a primera A venía directamente de FIFA no de la FMF, cuando CA alineó indevidamente a un jugador (Carmona) que ya había sido desafiliado por el TAS (Tribunal de Arbitraje Deportivo) y quien además estaba amparado bajo las leyes de nuestra constitución... el simple hecho de que estuviera amparado en nuestra constitución ponía en un aprieto muy grande a la FMF (quien corría riesgo de ser separada de FIFA) y no solo a CA.

    Cuando una federación de futbol asociada a FIFA tiene problemas legales con sus jugadores y/o equipos estos deben de resolverse a traves de las instituciones avaladas por FIFA y no atraves de las leyes del país... no recuerdo en que reglamento de FIFA se estipula esto y en su momento se comentó en dónde pero lo olvidé... esta es la razón por la cual "El chamagol" (caso mas reciente) esta demandando a los Tigays a traves de los organismos FIFA y no por medios legales de gobierno, así "El Chama" se evita ser desafiliado por FIFA de por vida (esto aplica también a las federaciones de futbol y sus equipos no solo a jugadores, por eso la FMF y CA estaban en aprietos con el caso Carmona).

    El grave problema de CA fue alinear a un jugador quien además de ya no ser un jugador reconocido por FIFA estaba amparado bajo las leyes del país, si a eso le sumamos los problemas que arrastraba CA de haber mantenido oculto durante un año el dopaje de Carmona naturalmente FIFA estaba muy molesta y no estaba siendo flexible al respecto.

    La cosa es que nadie supo como todo quedo en un simple "eliminaremos a CA de la liguilla"... si en algún momento alguien por ahí mostró un comunicado al parecer oficial, en el cual FIFA sancionaba a CA mandándolo a Primera División A. (FMF tenía un as bajo la manga???)

    Luego no era de sorprender que Joseph Blater no saludaba a "Necio" de María en actividades públicas mientras se arreglaba el asuntito del CA... todos lo vimos fué divertido ^^

    Ufff... me cansé!!

    Espero haberme explicadoo =)

    ResponderEliminar
  8. Siempre he dicho, Leo amigo mío, que cuando eres bloggero pasan dos cosas: a) tienes una suerte de "user manual" y b) se tiene una perspectiva diferente de la realidad,

    Pareciera pues, que vivieramos los momentos con una voz en off narrandolos "como para" luego soltarlo en html.

    ResponderEliminar

Trinos al vuelo