12 de julio de 2013

Sí, tú, toda tú

Te persiguen mis pensamientos,
los encadeno pero escapan,
se esfuman y se convierten en ti,
haciendo de mí su campamento,
esperando que vuelvas a mí.

Llegas del mar y me atrapas,
en tu segundo nombre caí,
me llevas a tu selva elevada,
tu primer nombre me aprendo,
en tu piel yo me pierdo.

Tienes fuentes de amor y deseo,
en ti cobra sentido mi tiempo,
de tu primer apellido bebí,
vivo para que te sientas amada,
desfallezco si dejas mi morada.

Que en tu seno se meza mi alma,
donde se evapora el dolor,
tu segundo apellido es un sello
y todas las claves de ello,
le dan sentido a mi amor.

Trinos al vuelo