21 de febrero de 2010

Estas horas sin ti

Imagen por edithbruck

Estas horas sin ti son un pincel cubista con el que parece redibujarse la realidad en contorsiones insospechadas, son una melodía de jazz que improvisa los segundos y los transforma en minutos eternos y escurridizos, son un cincel amenazando con esculpir la tumba de esta historia y prometiendo en paralelo un monumento para su eternidad.

Estas horas sin ti secuestran las buenas intenciones, invitan al desamparo nocturno y paranoico de lo que haces sin mí, de la música que no bailamos, los licores que no tomamos y las manos que nos tocan sin ser las nuestras.

Estas horas sin ti son el torno donde el tiempo alfarero modela deseos de barro, deseos hermosos, rústicos, cadentes y frágiles; son como la tinta que pretende escribir un poema y termina siendo una mancha para valorar la salud mental de los inquilinos de un manicomio.

Estas horas sin ti danzan lúgubres en un aquelarre dedicado al tiempo que se traga nuestras vidas y nuestros alientos exhalados tan lejos de nuestros cuellos que temen perderse y no volver a encontrarse más en un beso.

Estas horas sin ti pasan espumosas y salinas como las olas del mar que se rompen lejos de los ríos, en la ingrata arena que sólo se enfría con su presencia. En estas horas tan nocturnas, tan oscuras y tan solitarias cuando no estás tú, irónicamente, eres mi única luz.

1 comentario:

  1. Cada segundo sin ti es una eternidad...
    No te preocupes, cada día falta menos!
    Es lo único que le agradezco al tiempo... Que jamás se detiene!

    "Esa demencia llamada amor"...

    Beso, abrazo y apapacho!!!

    ResponderEliminar

Trinos al vuelo