31 de mayo de 2009

Celebrar con estrellas

Las décadas parecen tan lejanas e irreales al contemplarlas mirando hacia el futuro, pero cada vez que llegan nos sorprenden como un ladrón a la vuelta de una esquina por la que siempre hemos transitado y en la que nunca nos hubiéramos imaginado que encontraríamos a quien nos despojaría de algo muy valioso.

El tiempo, cuando se le mira como una representación de la vida que transcurre, es un tesoro que no se puede almacenar, es un testigo que se consume dejando sus propias cenizas como marcas de referencia que nos ayudan a recordar.

Las décadas se van casi sin despedirse, dando paso a otras nuevas que llegan irremediablemente para ser recibidas con temor, tristeza, regocijo o esperanza... O con todo eso junto y mucho más, quizás por ello insistimos en celebrar, reflexionar y hasta mejorar conforme se aproxima el final de una y la llegada de otra, porque las que se van nos recuerdan que no somos eternos y las que llegan nos invitan a vivir con mayor intensidad.

Celebra porque no es que el tiempo se te escape, sino que sigue acudiendo a ti como un presente, festeja porque tu luz sigue encendida y, como pasa con las estrellas, brillará más cuanto más añeja sea. Vive intensamente y no temas equivocarte, la luz no se equivoca porque no le teme a nada, la oscuridad necesita esconderse para existir.

Celebra con estrellas, porque puedes verlas y hasta sentir su luz rozando tu cuello, porque puedes imaginar que están ahí como un regalo de amor, como la ceniza de un tiempo que al ser recordado iluminará el presente y recobrará las esperanzas en el futuro. Quizás por ello muchos busquen la fortuna en las estrellas.

Encuentra tu propia fortuna y no intentes adivinarla porque la luz no se adivina, vive la experiencia de su búsqueda, la angustia de su espera y la alegría de su encuentro como en el amanecer que viene con el sol después de una noche fría y oscura.

Haz del sol tu acompañante y no olvides colgar sobre tus hombros dos estrellas que combinen con las de tus ojos para que en los días de oscuridad, en las noches más largas, la luz siga ahí, iluminando el tiempo, quemándolo y dejando bondadosas cenizas que se acumularán en décadas y se convertirán en memorias de una vida que al final de todo habrá sido bella.

Desde Radio Pelícano, en alusión a esas estrellas, "Judith" (por Silvio Rodríguez):





Letra y comentarios sobre esta canción en "La Coctelera"

En el quinto mes , con dedicatorias múltiples e inspiración única

5 comentarios:

  1. Me cae de maravilla en visperas de mi cumpleaños. Un cuarto de siglo ya a unas horas pone a pensar a cualquiera, no? JEJEJE.

    Motivador para este tiempo de estrés por los integradores y todas esas cosas que hay que entregar en la escuela.

    Pero aquí estamos, firme al pié del cañón. Buen día y felicidades por el vuelo. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito escribes, la inspiración venia contigo desde que naciste, en serio que sí. A mi no me gustan las celebraciones pero con tu texto hasta ganas dan de buscar algun pretexto qué celebrar.

    Un abrazo y la mitad del ánimo que lograste inspirarme con este post.

    ResponderEliminar
  3. Siempre que mires las estrellas, recuérdame...
    Para mí siempre estarás en ellas, y ellas estarán siempre conmigo.
    Siempre...
    Gracias!!

    ResponderEliminar
  4. Creo que me había olvidado un poco del tiempo,debo decir que no me gusta mucho pensar que se está acabando el mes o el año, por eso de los pendientes y cuando miro hacia atrás me da alegría o nostalgía.

    ¡A Echarle ganas y disfrutar la vida!


    AHSOC

    ResponderEliminar
  5. Mmmm y esta entrada que era para mi :P, alguien la tenía que arruinar!!! *ojos* en fin...

    Esa canción significa tanto... #Cuida bien tus estrellas"

    ;)

    ResponderEliminar

Trinos al vuelo