27 de diciembre de 2008

Navidad

Escribo a dos días de la gran celebración del nacimiento de aquél que fue nombrado Jesucristo. Me di este tiempo para que resultara más sencillo dejar de lado los clichés que se contagian en estas épocas y que, aunque me parecen válidos, me resultaban inapropiados para lo que quiero decir.

Vamos a escuchar "Canción de Navidad" del Silvio mientras "masticamos" lo que sigue






Han pasado por mi mente muchos argumentos para criticar al comercio, al consumismo, a la mercadotecnia, a la cultura yanqui, a las instituciones religiosas y las actitudes en las que todos hemos caído respecto a la Navidad... Pero ya no pretendo escribir aquí todo lo sociológico, antropológico, económico, legal o teológico que pudiera decir al respecto.

Voy aprendiendo, de corazón, que Navidad es un recordatorio: El Amor se puede hacer presente aún en la noche más fría, en el parto más doloroso y complicado, en el lugar menos apropiado, en medio de la pobreza, en cualquier situación adversa, pero se hace presente siempre que alguien le deja entrar... Y ese Amor es capaz de cambiar el curso de la historia si uno sólo de sus actores lo vive intensamente.

¿Hace cuántas décadas que hemos ido silenciando ese recordatorio? Lo silenciamos con compras compulsivas, con ídolos rojos y barbudos, ídolos con cuernos y narices luminosas que asaltan nuestras casas y vociferan en las películas que sin regalos no hay Navidad (¿?)... Y también lo silenciamos con ritualismos religiosos que terminan escondiendo la esencia en las entrañas de las formas, olvidando el beso al anciano, al huérfano o al que es diferente porque el beso a un muñeco vestido de "Niño Dios" nos calma la conciencia (¿?).

Mi deseo en estas fechas es que nos demos una oportunidad de Ser Navidad, ser recordatorios vivos de que el Amor se puede hacer presente entre nosotros, y no sustituirse por algo comprado en una tienda departamental o por una hipócrita presencia en el templo. Deseo que en nuestras vidas haya fraternidad, solidaridad, perdón, abrazos, besos, discusiones constructivas, apertura, aceptación de la diferencia, acuerdos, cuidados... Todo eso está en nuestras manos, el dinero no lo está, la salud menos de lo que quisiéramos, pero el Amor, ése sí depende de nosotros.

Abrazos, besos y apapachos a todas las personas que hayan leído hasta aquí ;-)

5 comentarios:

  1. all you need is love.. turururú.. all you need is love... love is only... love is only...

    ResponderEliminar
  2. Leo!! Que gusto leerte y recibir deseos y esperanza de personas como tú! ;)

    Mary y yo te mandamos un fuerte abrazo y esperamos poder dartelo en persona!

    Con cariño

    Mary y Jorge

    ResponderEliminar
  3. amigo, eres acertado en todo lo que dices y coincido contigo.. por eso, yo procuro demostrarle a la gente que quiero (y a la que no tanto) con hechos y acciones, mi amor y/o amistad.. a los que no quiero (porque no conozco o no quiero querer) pos' al menos trato de darles lo que pueda (en algunos casos comprension, en otros, cosas materiales que necesitan para subsistir) pero siempre con convicción.. los regalos son pretextos, pero como me encanta darlos!! eso si, sin importar la fecha.. asi que si un dia recibes un obsequio de mi parte, ni preguntes el motivo ok?? jejee.. cuidate mucho y pasala bien hoy, mañana y cada dia de tu vida TQM

    ResponderEliminar
  4. Ke buen aporte don Leo, esperemos que estas fechas hagan reflexionar a mucha gente sobre la importancia que tiene el amor en nuestras vidas; ya que sin èl nada podemos ser, porque es lo que da vida al alma de todas las personas.

    Feliz navidad y esperemos el próximo año le traiga muchas alegrías y sobre todo amor, ánimo

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tus palabras.
    Dios sea quien guie nuestro camino para construir espacios para navidades más permanentes en la vida del hombre.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Trinos al vuelo